Tag: espacios de trabajo

Fuente: Artículo escrito por Philippe Boyer y publicado en Propmodo

Como amigos cercanos o familiares, los llamamos “Alexa”, “Siri” o “OK Google!” Después de unos años de estar expuestos a asistentes digitales, ya actuamos como si fueran verdaderos compañeros humanos. Siempre listos y felices de ayudar, pero nunca charlando, los asistentes de voz están comenzando a ayudarnos en casi todos los aspectos de nuestras vidas. El mercado de altavoces inteligentes con asistencia de voz se proyecta para mostrar un gran crecimiento en los próximos años.

ComScore predijo que para 2020 el 50% de todas las búsquedas en Internet se realizarán utilizando la voz en lugar de escribir. Para alcanzar este crecimiento, estos dispositivos deberán estar presentes en nuestros hogares y en nuestras oficinas. Esto puede cambiar muchas cosas en nuestros lugares de trabajo. Los trabajadores comenzarán a utilizar asistentes de voz con una frecuencia mucho mayor, lo que podría convertirlos en una verdadera molestia en un entorno de oficina. Tendremos que considerar cómo diseñar el espacio para minimizar la perturbación causada por todos los que gritan órdenes a sus nuevos ayudantes digitales.

Imagina una oficina en la que todo el mundo está dictando constantemente sus correos electrónicos simultáneamente. Las áreas comunes donde las personas se reúnen y, obviamente, las zonas de trabajo conjunto probablemente se volverán más ruidosas y será más difícil la concentración.

Las soluciones a estos problemas deberán ser físicas, digitales y culturales. Reforzar la insonorización y tener zonas reservadas ayudará, pero también tendrá que adoptar reglas comunes que definan cómo y cuándo hablar con nuestros asistentes de voz. A medida que la inteligencia artificial mejora, algunos han predicho que Alexa y Co. también podrán hacer un mejor trabajo al elegir cuándo les estás hablando a ellos.

Más profundamente, los asistentes de voz plantean una pregunta más fundamental de cómo vemos las futuras áreas de trabajo. ¿Serán las oficinas solo un lugar desde el cual administramos nuestro trabajo digital o un lugar donde están disponibles y se fomentan las verdaderas interacciones entre las personas?

Para responder a esta pregunta, no es necesario preguntar a ningún asistente de voz, debemos examinar el propósito del lugar de trabajo en nuestras vidas, y como el diseño del mismo ayuda a un trabajo colaborativo, sin descuidar las áreas tranquilas para la concentración. Los asistentes de voz son una herramienta poderosa, pero al final del día son solo una herramienta. Lo que realmente importa es que creamos un entorno en el que las personas puedan aprovechar estas herramientas para crear su mejor trabajo posible. Para hacer eso, debemos pensar en cómo minimizar la distracción que probablemente traerán los asistentes digitales.

Mira aquí la nota original completa en Propmodo