Our Blog

  • Por PropTech Latam Summit

 

Los autos autónomos, eléctricos y conectados, así como las nuevas formas de plataformas de transporte privado, impactarán la movilidad, la conceptualización de los edificios y la vida en las ciudades en el corto plazo.

Así lo evidenció la investigación desarrollada por Gensler, la prestigiosa firma internacional de arquitectura, que fue dada a conocer por su director Christian Wolff, en el marco del PropTech Latam Workday Panamá el pasado 29 de Marzo.

Las ciudades hoy en día, como nunca antes en la historia de la humanidad, concentran la mayor cantidad de población del planeta. Hoy se estima que más de la mitad de la población humana vive en ciudades, y genera 80% del PIB del planeta. Para dentro de 30 años, la proporción de población humana en las urbes llegaría a 70%.

El vertiginoso crecimiento de las ciudades presenta grandes desafíos económicos, físicos y sociales. El automóvil, tal y como lo conocemos, es uno de los mayores responsables del calentamiento global. Es por ello que la forma cómo nos trasportamos está obligada a cambiar, como efectivamente está ocurriendo.

 

El auto de hoy y las nuevas plataformas de transporte

De acuerdo con la investigación desarrollada por Gensler, el auto que hoy conocemos habrá cambiado para el año 2030. Deja atrás la combustión interna y adopta la electricidad. Así lo están demostrando los modelos de automóviles que hoy presentan gigantes como Google, Tesla o Volvo.

“Solo usamos el auto el 5% del tiempo, después de eso, 95%, queda inmovilizado en algún parking. Hoy el 30% del espacio construido en las ciudades está dedicado a estacionamientos para los autos. Esto demuestra todas las oportunidades que tenemos frente a este tema. En el auto, además, lo menos confiable es el chofer. Un millón 200 mil personas mueren al año en accidentes de tránsito, si nos vamos a otras formas de movilizarnos, esta cifra se reduce en 54%”, explica Wolff.

Los autos autónomos y las nuevas plataformas de transporte privado, tipo Uber, Cabify o similares, están cambiando el futuro de las ciudades. En este sentido, destaca Wolff, mientras en el 2016, la tendencia dominante en la movilidad son los propietarios individuales de automóviles, para el 2030, la tendencia dominante en el transporte serán los autos de las nuevas plataformas de transporte o ridesourcing.

 

Asimismo, los autos autónomos resumen el cambio de paradigma que significa la irrupción de la tecnología en la forma de construcción. ¿Por qué? Según explica Wolff, ello se debe a cuatro factores:

“La electrificación, la conectividad, la autonomía y el compartir recursos están transformando la forma en que uno se mueve. Estamos pasando de un modelo donde todo estaba centrado en el vehículo, a un modelo donde nos centraremos en las nuevas plataformas de transporte. Estamos cambiando la movilidad urbana. ¿Qué va a pasar con esto? Que le vamos a devolver la calle a la gente”.

 

Devolver las ciudades a la gente

En este sentido, la forma cómo nos moveremos dentro de las ciudades impactará los bienes raíces en tres sentidos fundamentales: habrá que repensar y reposicionar los edificios existentes, habrá que retirar estacionamientos de ubicaciones Premium, y se reposicionarán los espacios verdes existentes y los sitios donde los vehículos de Uber o similares recogen o dejan pasajeros.

“Según nuestra investigación, solo en Estados Unidos hay 125.000 gasolineras que serán reurbanizadas. Van a dejar de ser gasolineras para convertirse en lugares donde nos recarguen a nosotros mismos. Uno va a ir, va a dejar cargando la pila eléctrica del auto, y va a encontrar un gimnasio, tiendas de conveniencia y todo lo que necesita la persona, mucho más que el carro”.

Ante la pregunta sobre qué haremos con las enormes estructuras de estacionamientos de hoy, Wolff señala que aquí está el mayor desafío, cuando se ven tantos desarrollos con estacionamientos en rampa. La recomendación que dejó para quienes hoy están construyendo, es que traten de que los estacionamientos tengan plantas planas, con altura similar a los 3 metros de altura y que no construyan más de dos pisos subterráneos porque son difíciles de reconvertir.

En este sentido, ejemplificó como los enormes espacios para estacionamientos en centros comerciales y aeropuertos están llamados a convertirse en espacios verdes para la gente. Tal y como ya está ocurriendo en centros comerciales en la costa oeste de los Estados Unidos o en proyectos que ya están diseñados para espacios como el Aeropuerto Internacional de Incheon, en Sur Corea.

Las nuevas plataformas de transporte suponen cambiar el modelo tradicional de las ciudades de dos vías – las aceras para los transeúntes y la carretera para los vehículos- a un nuevo modelo de tres vías, en el cual se incorpora una tercera vía para personas que circulan a baja velocidad y para carga y descarga de pasajeros.

Al analizar esta realidad en las ciudades de América Latina, donde el automóvil eléctrico no tiene aun una fuerte presencia en el mercado, se puede concluir que este proceso será más lento, pero que indefectiblemente llegará, como viene sucediendo en el mundo. Muchas ciudades latinoamericanas tienen graves problemas de congestionamiento de tránsito, como por ejemplo Lima, Sao Pablo o México, dado la sobrepoblación de automóviles y la costumbre latina de viajar una sola persona por auto. Las ciudades no están preparadas para soportar tanta cantidad de vehículos, y en algunos casos el transporte público es malo o insuficiente. Problemas de base que es necesario resolver, hasta de manera más prioritaria que la incorporación de automóviles eléctricos y/o autónomos.

 

“¿Cómo se están transformando las ciudades hoy?

Con una filosofía centrada en el ser humano, donde los autos autónomos y las nuevas plataformas de transporte están dando forma al futuro d las ciudades”, puntualizó el directivo de Gensler para cerrar su participación en en PropTech Latam Workday Panamá.

 

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *