Our Blog

Los domicilios inteligentes o smart homes son aquellos que utilizan la tecnología para hacer nuestro día a día mucho más fácil. De esta manera, a través de la conexión a Internet, podemos controlar la iluminación, los electrodomésticos o la temperatura desde nuestros dispositivos móviles en cualquier lugar.

 

La gestión de la ciberseguridad en casa

 

Una de las aplicaciones prácticas más buscadas cuando se trata de convertir tu casa en una vivienda inteligente son las relacionadas con la seguridad. Instalaciones de porteros automáticos, cámaras de seguridad o sistemas de alarmas son algunos de los primeros cambios que se realizan en el hogar para adaptarlo a las nuevas tecnologías.

Por supuesto, estas soluciones de protección necesitan a su vez su propia protección digital contra pirateos e intrusiones informáticas. 
Así, tener un buen sistema de ciberseguridad es fundamental para evitar que los delincuentes informáticos podrían piratear estos dispositivos para entrar en tu hogar de una manera muy sencilla.

 

Cómo proteger la ciberseguridad del domicilio



 

El sistema de ciberseguridad del edificio necesita ser fiable, funcional y estar en activo de manera constante, por eso es tan importante asegurarnos de que no pueden ser desmantelados físicamente o asaltados de manera digital. A continuación, os dejamos algunos consejos fundamentales para proteger una Smart home:

  • Es vital asegurarse de que los equipos están fijos a la vivienda, de manera que no se puedan desinstalar. Si los equipos no están debidamente fijados y asegurados al edificio, es más fácil que los delincuentes informáticos puedan desmontarlos para modificarlos en su beneficio y devolverlos a su sitio sin que parezca que haya pasado nada. Lo más recomendable es que estén ocultos a la vista, pero siempre fijados sólidamente a la estructura de la vivienda.

 

  • Los equipos deberían estar en cuadros eléctricos a los que se les proporciona un acceso limitado, es decir, que los dispositivos solo sean accesibles para las personas autorizadas, como el instalador y tú mismo como dueño de la casa.

 

  • Se deben colocar los equipos externos en altura o en lugares de muy difícil acceso, pues supondrá en sí mismo un obstáculo importante para que los delincuentes puedan manipular los equipos de alarma o los sistemas de vigilancia, como las cámaras. Necesitar escaleras o un equipo para escalar a puntos muy altos o difíciles les dificultará el proceso.

 

  • Utilizar una red de comunicación Ethernet distinta a la de uso cotidiano. Si bien te será muy cómodo gestionar la seguridad de tu hogar desde dispositivos como tu smartphone, hacerlo utilizando la misma red wifi de la casa hará más fácil que los delincuentes informáticos puedan acceder a datos críticos para la seguridad del hogar. Siempre se debe utilizar una red independiente, dedicada solamente para las automatizaciones de la vivienda.

 

Sin duda, convertir tu casa en una Smart Home te proporcionará muchas ventajas y comodidades. No obstante, deberás considerar los posibles peligros y mantenerte informado de las novedades en ciberseguridad.

Fuente: Proptech.es

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *