Herramientas tecnológicas para alcanzar los objetivos

Por Gabriel Belamendia, CEO de Xintel y Asesor de empresas

El mundo virtual no nos da respiro. Y las empresas de Real Estate no escapan de esta realidad. Hoy más que nunca estar posicionado en la nube como empresa o con ofertas de propiedades es la base para el circuito de comercialización de cualquier inmobiliaria o desarrolladora de proyectos en Latinoamérica.

Pero conocer el objetivo no es suficiente. Debemos tener en claro que hay un camino que no podemos sortear, y reglas básicas que no pueden ser omitidas.

En principio, y como venimos insistiendo hace una década, debemos trabajar, hoy más que nunca, con la calidad multimedia de los productos que vamos a ofrecer. La primera imagen de una propiedad es la encargada de captar la impresión del posible interesado. La comunidad de los Smartphones ya no admite otra cosa que no sea belleza en las imágenes. Instagram, la plataforma comercial que más ha crecido durante el 2018 así lo impone.

El contenido debe ser escueto pero muy completo. Las largas descripciones quedaron en la década pasada, y hoy ya nadie admite falta de información en la ficha de internet. El usuario actual -en gran mayoría millenians o personas de negocios muy cercanos a la nueva tecnología- hace sus búsquedas en momentos de tránsito o de cortos descansos.

Las técnicas de marketing digital que surgieron a partir de las redes sociales han cambiado el paradigma de comunicación entre la empresa y el usuario. Si antes hablamos de marketing hoy decimos remarketing. El remarketing es aplicar la inteligencia del conocimiento para las futuras campañas que vamos a realizar. Son empresas como Airbnb o Booking los grandes implementadores de estas técnicas con el resultado que todos conocemos. ¿Qué le queda por hacer a una empresa de Real Estate local frente a estos grandes monstruos tecnológicos? Adaptarse, imitarlos, lograr en la escala de cada uno aplicar las mismas estrategias de comunicación. ¿Es posible? Si, lo es.

Pero como dijimos al principio debemos seguir reglas fundamentales; como primera medida contar con un sistema integral que permita agrupar y clasificar el contenido de mis propiedades; ese mismo sistema debería ser el encargado de mandar las propiedades en forma automática a todas las posibles formas de presentación en la nube: portales regionales, redes sociales , páginas web , email marketing, etc.

Las consultas recibidas y los llamados deben ser correctamente leídos y clasificados por nuestro CRM, que funcionará como punto de partida de nuestras campañas de remarketing. Tener claro nuestro plan de comunicación, conocer la inversión necesaria y principalmente como distribuirla es parte muy importante de este proceso.

En resumen, trabajar desde la toma de la propiedad o el desarrollo inmobiliario y siguiendo un camino lineal que nos lleve a la mayor cantidad de consultas es nuestro objetivo. El camino para alcanzarlo es el orden y las correctas herramientas que utilicemos.

Compartir esta publicacion